Laura Cors: “Es un grupo excelente”

La entrenadora del flamante campeón, Lanús, dejó sus conceptos en relación a lo vivido durante el fin de semana. “Después de ganarle a Obras, en el vestuario, nos miramos y ya sabíamos que así no ganábamos la final”.

Todo el parquet del Microestadio Antonio Rotili no alcanzaba para contener la felicidad de la coach Laura Cors. En un año de muchas emociones, la bahiense le devolvió al elenco “granate” un campeonato superior después de mucho tiempo… merecido era el festejo.

En ese derrotero, y fiel a su estilo, Laura intentaba cumplir con todos: quería festejar con sus jugadoras, pero a la  vez saludar a los dirigentes que se acercaban, sin olvidarse de los padres que la felicitaban, la prensa que le pedía notas, e incluso alguna nena de las inferiores que estuvo e fin de semana en el Final Four… y fiel a su estilo, sin perder la sonrisa, Laura Cors pudo con todo.

El bombardeo de preguntas comenzó en cómo se hacía para cambiar la cabeza, con tan poco tiempo entre un partido y otro, luego del bajo nivel demostrado ante Obras.

“Nosotros sabíamos que habíamos hecho un mal juego con Obras, sobretodo en defensa. Sentimos que había sido uno de los peores partidos del año con porcentajes de iros de 3 y de 2 puntos no habituales. Tal vez el hecho de jugar con tanto público y la tv nos costó manejarlo”.

“Pero también estábamos convencidas que dos partidos seguidos así no íbamos a jugar. Nos focalizamos en Berisso y empezamos por la defensa. Hicimos un plan de juego para contener los puntos más altos ofensivos y lo cumplimos durante el partido”.

-¿Por dónde pasó el plan de juego de la final?

“Hicimos mucho hincapié en nuestros puntos fuertes defensivos, virtudes que tenía el equipo y que llevó en muchos partidos del año a nuestros rivales a hacer pocos puntos”.

“Dentro del plan de juego siempre hay variables. La idea era que Nacha (Pérez) tome a Galindo, pero si Nacha salía, sabíamos que Dairis (Tornell) la iba a tener que marcar. En cuanto a lo colectivo teníamos preparadas distintas opciones de acuerdo a lo que Berisso nos iba proponiendo. La defensa madre es individual, pero utilizamos algunas alternativas”.

“Confiaba en el equipo. Sabíamos que era muy difícil parar a sus tres jugadoras más importantes. Si bien había una designación defensiva, la idea principal fue defenderlas con el equipo”.

“Conozco al equipo y se lo que puede dar. Creo que podríamos haber jugado más con los internos. Muchas de este plantel sabemos que lo pueden hacer mejor. No fue nuestro mejor partido del año, pero fue el de mayor carga emotiva, emocional, y lo hicieron bárbaro”.

-¿Qué te sorprendió de tu equipo en la final?

“No sé si la palabra es sorpresa… tal vez es admiración hacia el grupo… porque el día anterior, y después de ganarle a Obras, en el vestuario, nos miramos y ya sabíamos que así no ganábamos la final. Todos teníamos la misma sensación de disconformidad a pesar del triunfo… es un grupo excelente”.

-¿En qué momento del partido supiste que se quedaban con la final?

“Cuando entramos al último cuarto con esa diferencia me ilusioné. Sabía que no íbamos a aflojar en defensa y teníamos que no desesperarnos adelante. El banco faltando 50 segundos empezó a gritar dale campeón y las hice sentar; me enojé. Con el triple de Agos (Burani), me abracé con Sebastián (Lanzieri, su asistente)”.

Foto: Servicio Fotográfico CABB.